¿CÓMO APRENDO?

Hola a todos!!

El pasado viernes  tuvimos que seleccionar una serie de imágenes de situaciones de aprendizaje y, por grupos, reflexionar sobre las mismas, para después compartir con el resto de compañeros qué significado tienen esas imágenes.

 ¿Cómo aprendemos? ¿Qué aprendemos? ¿Individualmente o en grupos? Estas fueron las principales preguntas que respondimos en nuestra reflexión. Por supuesto, las respuestas variaban en función de la persona, pues no todos aprendemos de la misma forma. Para dejar constancia de nuestras reflexiones grabamos un audio durante toda la conversación.

Aquí os dejo alguna de las imágenes que elegimos; igual podeis reflexionar también acerca de ellas.











 EL ÁRBOL DE MI VIDA

El árbol es un continuo crecimiento, desde las raices más profundas hasta las últimas ramas; un signo de fortaleza y seguridad. Crece sin límites, buscando la luz del Sol, buscando sabiduría. Y a la vez que crece hacia arriba lo hace hacia los lados, siempre y cuando no se le tale. Transmite tranquilidad y confianza, y por ello sirve de cobijo para muchos animales.

El árbol es vida, y mi vida es un árbol.

Mis raíces más profundas, fuertes y estables comienzan y se mantienen en mi familia. Es mi inicio y mi anclaje, se hallan en lo más profundo de mí,ofreciéndome amor incondicional, valores con los que guiarme, conocimientos, seguridad, disfrute...y una interminable lista, gracias a la cual soy, en gran parte, quien soy ahora.

Otra de mis raíces, tal vez no tan profunda pero sí fuerte, es Escolapios, mi colegio. En él, he aprendido a relacionarme con gente diferente, a abrir mi miente, a respetar a los demás. Ha iniciado mi baúl de conocimientos, de donde luego surgirán diferentes ramas.

A partir de estas raíces nace mi tronco, mi crecimiento, firme y recto hacia un objetivo: mi vida. Son las raíces las que me permiten crecer y desarrollarme, pero a la vez crecen conmigo. En la base del tronco está el aeróbic, parte importante de mi vida desde mi más pronta infancia. Esta modalidad de gimnasia me ha enseñado lo que es luchar por un objetivo, a no rendirme, a trabajar en equipo, a priorizar y a saber distinguir entre lo que me conviene o no, la tenacidad, la constancia...además de mi desarrollo físico.

Mi tronco va creciendo y haciéndose robusto con la savia de las experiencias que vivo. Entre ellas destaco los cuatro meses que viví en Londres, donde tuve que aprender a cuidarme a mí misma, a ser independiente, a vivir de forma diferente y a abrir mi mente. Esa necesidad de integrarme en una sociedad diferente, de respetar y aprender puntos de vista que no eran habituales para mí me han hecho una persona más fuerte, con mayor capacidad para afrontar problemas y con más seguridad en mí misma.

Según me he ido haciendo mayor han aparecido nuevas personas en mi vida. Todas ellas me han aportado en diferente medida nuevos aprendizajes. Pero si tengo que destacar a alguien,destaco a mis seis amigas, con las que he aprendido el valor de la amistad, con las que comparto alegrías, fiestas, enfados y tristezas. Son un pilar fundamental en mi vida, casi tanto como mi familia.

Otra parte que constituye mi tronco es Zurbano, mi casa. El vivir en un pueblo me ha hecho valorar, disfrutar y respetar del medio que nos rodea, la Naturaleza. Aprender a vivir en el silencio, sin los ruidos de ciudad. A parte de esto, en Zurbano he crecido y he encontrado un hueco entre personas con diferentes raíces, diferentes valores y diferentes edades de igual a igual.

Después del tronco, las ramas; van creciendo en diferentes direcciones, unas más y otras menos, pero todas con la misma base: mis raíces. Por un lado, esta Scout, que nace en Escolapios y se ha desarrollado en estos últimos años de mi vida. Gracias a su influencia, sé qué es pertenecer a un grupo, he aprendido a compartir mis pensamientos y reflexiones más profundas con personas con las que no se me ocurriría hacerlo, he conocido diferentes realidades y he podido intervenir en alguna de ellas en voluntariados y campos de trabajo. Colaborar y participar en proyectos altruistas, te hace ver la otra cara de la vida y también te hace ver que eres capaz de aportar algo, aunque sea un granito de arena, para el bien común. Además, he tenido la oportunidad de ser monitora de niños, lo que me ha hecho más responsable y madura.

Otra rama que nace en Escolapios, pero por su importancia se convierte en tronco, es mi novio, haciendo crecer mi rama afectivo-emocional. Con él aprendo a convivir, a ceder, a respetar, a apoyar y a querer.

De la gimnasia crece la rama de entrenadora. Por mi esfuerzo, responsabilidad y capacidad física se me ha dado la oportunidad de ser entrenadora de un grupo de niñas. Ser responsable de un grupo me ha demostrado la importancia que tiene la constancia y el esfuerzo para lograr lo que nos proponemos.

La rama más nueva es la de la Universidad, que está directamente relacionada con mis raíces. Allí aprendo a comunicarme, a encontrar mi lugar en el mundo, ... aprendo a aprender.

Todas las ramas están entrelazadas y unidas a su vez con el tronco y las raíces, influyéndose unas a otras.
El árbol de mi vida crece y crezco con él, siempre hacia un objetivo, con raíces firmes pero con diferentes ramas, porque diferentes ámbitos hacen mi vida, en un crecimiento continuo.

PD: Adjunto a continuación la tecnografía, el Prezi de la cartografía y código QR que he realizado sobre mis situaciones de aprendizaje. ¡Espero que os gusten!
video

No hay comentarios:

Publicar un comentario